fbpx

Nuestra empresa

cocecocos

El Hambre

Somos dos amigos, que nos pasamos la vida hablando de comida cuando no estamos comiendo y comiendo cuando no estamos hablando de comida. 

También nos reímos mucho de la vida, filosofamos bastante y compartimos aficiones, pero cuando empezamos con lo tercero, volvemos a hablar otra vez de comidas y bebidas. Como si estuviéramos metidos en una especie de espiral de gula continua, donde como dice el refranero español: «se juntó el hambre con las ganas de comer´´ … y así sucesivamente.

De último, más que de rubias gallegas y vacas viejas, hablamos de vinos, vermús (por cierto, que nadie piense que somos grandes entendidos) zumos naturales, conservas, foie, tipos de leches… Vamos, que partimos de una tostada con aguacate y un café y acabamos con un lío de cajas, cervezas, jamones, mermeladas, espumosos…  ¡Un jolgorio de exquisiteces que no te puedes perder! 😉

y

Las Ganas

Ella, mi amiga, es físicamente una mujer gordita que ha tenido la gran suerte de estar encerrada en el cuerpo de otra delgada y alta y yo, un «ni gordo ni flaco´´ pero bajo con respecto a la media, al que como se descuide zampando, se le infla la panza como a un tamboril.

No obstante, hacemos un buen equipo porque teniendo siempre la barriguita llena y el corazón contento, no puede ser de otra manera. 

d e

c o m e r